Mario R. Centurión

Mario R. Centurión

Columnista de Libertad y República

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Por qué la irrupción del Covid-19 ha causado de alguna manera -con mayor o menor grado- un desastre con saldo de miles de fallecidos que se les atribuyen en varios países del mundo y por qué sobre todo ha paralizado la economía en casi todos los países del mundo incluyendo Paraguay desde luego, cuyos efectos son ya devastadores para todos los ciudadanos que no forman parte del estado (es decir la absoluta mayoría), pues esos efectos ha influido negativamente en la calidad de vida de la gente, ocasionándole perdidas económicas fenomenales e irrecuperables  y exponiéndoles a un lúgubre futuro cercano?

 

Martes, 17 Marzo 2020 20:38

El coronavirus y el Estado

Lo que se está poniendo al descubierto en forma inocultable en el mundo entero mediante la incursión y expansión de un virus llamado covid-19, es la acción desastrosa del destartalado estado para cuidar la salud de la gente -función de la cual se apropió- para supuestamente defender al individuo en casos como este de la agresión viral que al parecer tiene cierta letalidad. Para ser más exacto, según la ciencia que lo estudia es del 2,5, lo cual es muy baja comparada con otras enfermedades plenamente vigentes. Pero al ignorarse todas sus características o patología y en concomitancia con la inexistencia aún de una vacuna, fue capaz de generar   histeria, miedo, pánico y hasta sicosis colectiva, amén del desastre  económico que dejará a su paso y que serán de imprevisible consecuencias.

El nuevo incidente de tinte bélico del gobierno americano con el estado teocrático de Irán en el Medio Oriente actualiza una vieja pregunta: ¿hacia dónde va el mundo? Y que con la pluma del gran Ortega y Gasset tal como lo dejó plasmado en 1930 en “Rebelión de las Masas”, en realidad, se sintetiza en la frase: “¿quién manda en el mundo?”.

Miércoles, 25 Diciembre 2019 21:29

¿Es F.A. Hayek un verdadero liberal...?

¿Es F.A. Hayek un verdadero liberal o solo usó una máscara para terminar defendiendo el socialismo? Lo que sigue es un artículo que escribí y edité sobre la base de otros artículos escritos por Murray Rothbard y Hans Herman Hoppe, quienes estudiaron a profundidad los textos e ideas principales de Hayek (que suscribo plenamente, pues lo verifiqué con los libros de estos autores que tengo en mi biblioteca) para concluir que sus ideas se componen de una sarta de errores, contradicciones y falacias, muy peligrosos todos. Entre nosotros a Hayek y en muchas partes del mundo se lo idolatra como un gran liberal. Incluso algunos Instituto ubican en su logo la imagen de Hayek a lado de grandes liberales como Mises, Rothbard, etc., y creo firmemente que eso les molestaría tremendamente a ellos, pues la verdad como se verá a continuación las ideas de autores como Hayek o Friedman no tienen nada de liberales o libertarias y que deberían ser estudiadas sus obras solo para ser desechadas y no incurrir en las falsedades que enseñan.

Martes, 19 Noviembre 2019 17:28

¿Quién es el mejor economista?

A no dudar: quien defiende la mejor y única idea que produce genuina riqueza que se da solo en un ambiente de libertad económica donde se respeta la propiedad privada, la libertad individual y los contratos libres.

La escandalosa y estridente imputación, detención y reclusión de Ramón González Daher y su hijo por el Ministerio Público en un local penitenciario por los supuestos hechos punibles de usura y lavado de dinero da la sensación de que dejó muy “feliz” y satisfecho a mucha gente -difícil saberlo en qué consisten tales estados-, pero de todas formas esa es la impresión que se tiene al pulsar el ambiente periodístico y el tenor de la conversación de la calle. Sin embargo, obviamente están todos muy equivocados.

Ha llamado la atención a propios y extraños la experiencia de la Argentina. Luego de ser el único país latinoamericano que llegó a desarrollarse plenamente en los aspectos económico y político -si por desarrollo económico se entiende figurar entre los 8 países más ricos del planeta y políticamente por gozar de una envidiable estabilidad política institucional, que se mide por el dato de que desde 1860 hasta 1930 ningún presidente violó el plazo constitucional mediante lo que se ha dado en llamar golpe de estado-, hoy en día sin embargo es un país que en la práctica en términos económicos está en los mismos niveles de países africanos, con el agravante de que vive en permanente estado de zozobra institucional en términos políticos y en casi en todos los órdenes.

¿Cuál es la causa profunda del origen del socialismo, comunismo y otras ideologías parecidas? Se ha dicho que el comunismo, también el socialismo, es una ideología, en cambio el liberalismo es anti-ideología –según explica A. Benegas Lynch (h)- porque el primero es algo cerrado, completo, no admite prueba y error; en cambio el liberalismo está abierto a refutaciones permanentes, interminables. Es la base de la libertad; el socialismo no lo admite porque una vez aceptado o cuando le atrapa a uno o se nace en él, se cierra, por lo que es difícil buscar otro camino. En el liberalismo en cambio no hay palabras finales –nullius in verba-. Esta siempre abierto, se puede buscar otro camino y cometer errores propios incluso para luego volver al camino deshandado de la libertad si así uno lo elige. Desde ese punto de vista es abrumadoramente cierto que el socialismo o comunismo -uso como sinónimos aunque no lo son- sí es una ideología y el liberalismo, una anti-ideología.

En su disertación de anoche (23 de octubre del 2019), el Dr. Alberto Benegas Lynch (h) en el Hotel Guaraní (Asunción, Paraguay) dentro del marco de la difusión de las ideas del liberalismo clásico organizado por el Instituto “Fernando de la Mora” y otros, el expositor dejó bien claro cuando menos un conjunto de 10 ideas claves para entender con claridad el liberalismo clásico.

Muchos se preguntan qué está pasando en Chile. Cómo es que un país que supuestamente ha entrado en el círculo de las naciones desarrolladas: económica, política y socialmente, ahora y desde hace unos años atrás en realidad, está envuelto en crispaciones y estallidos sociales, a tal punto que ahora el estado tuvo que recurrir a fuerzas militares y medida de épocas pasadas para controlar a la masa en disidencia.