Jueves, 24 Octubre 2019 20:19

Imperdibles 10 claves de las ideas expuestas por Alberto Benegas Lynch (H)

Por
Valora este artículo
(0 votos)

En su disertación de anoche (23 de octubre del 2019), el Dr. Alberto Benegas Lynch (h) en el Hotel Guaraní (Asunción, Paraguay) dentro del marco de la difusión de las ideas del liberalismo clásico organizado por el Instituto “Fernando de la Mora” y otros, el expositor dejó bien claro cuando menos un conjunto de 10 ideas claves para entender con claridad el liberalismo clásico.

PRIMERA CLAVE: el liberalismo no es una ideología, es más: es una "anti-ideología". ¿Porqué? El liberalismo está abierto a refutaciones, sujeto a prueba y error, por eso está en constante ebullición. No es algo cerrado, terminado, del cual ya no se puede salir, como sí es la ideología, tal como lo preconizan el marxismo y todos los sistemas totalitarios, dentro del cual se deben incluir al socialismo en primer lugar y a todos los grupos ideológicos de los últimos tiempos como el feminismo mal entendido, el ecologismo, la masonería que actúa en secreto, la religión (por eso habló de la "doctrina de la muralla", es decir la religión debe quedar reducido al recinto privado fuera del estado), los grupos lgtb y parecidos, y cuantos otros grupos pululan por todas partes, que tienen como dato central su radicalidad y fanatismo. No tienen nada que ver con el liberalismo. De ahí su gran definición del liberalismo: "RESPETO IRRESTRICTO DEL PROYECTO DE VIDA DEL OTRO". Eso es liberalismo, el cual es incompatible con los grupos que se cierran y no admitan razones en contra de lo que pregonan. Apuntó también la importancia del lenguaje para definir las cosas señalando que el vocablo tolerancia tiene el tufillo de "soportar" al otro que excluye el respeto, por lo tanto no tiene nada que ver con el liberalismo.

SEGUNDA CLAVE: el liberalismo excluye la figura del líder y toda su implicancia negativa. Dijo claramente que la figura del "líder" es un insulto a la inteligencia, dado que éste significa alguien que tiene poder sobre otros de la misma forma como lo fue el "Duce" (fascismo), o fürher (nazismo), por tanto se debe proscribir del lenguaje semejante barrabasada. Lo que corresponde es decir que alguien es "referente" de algo.

TERCERA CLAVE: el liberalismo es la única concepción doctrinaria compatible con la naturaleza humana porque considera al hombre como un ser para la libertad. No es un conjunto de protoplasmas, sino un ser compuesto y completo que en su composición tiene el pensamiento, emociones, espíritu y cuerpo; ninguna faceta es un compartimiento estanco. Se retroalimentan y actúan en forma coordinada, por eso es imposible que una inteligencia artificial pueda compararse nunca con el ser humano, tampoco puede ser manejado por una sola faceta de su humanidad como pretenden cierta ciencia hoy en día, como los fanáticos de la psicología y neurociencia. Por eso el liberalismo es contrario al aborto porque en el momento de la concepción el nuevo ser humano, según la ciencia, ya tiene toda la carga genética de otro ser humano en acto y que va a ser potencia, tal como pensó Aristóteles. No hay nada que discutir al respecto.
El mal llamado aborto es un crimen, señaló.

CUARTA CLAVE: el liberalismo sobre la base de las ideas del libre mercado, la división del trabajo, la propiedad privada y la libertad, y con un marco institucional adecuado, trae el progreso económico y moral porque produce el aumento de la tasa de capitalización, única forma de lograr aumentar empleos y mejorar salarios. No existe otro camino conocido en este mundo de escasez.

QUINTA CLAVE: el marco institucional adecuado no solo hace posible evitar el avance del Leviathan sobre los derechos individuales sino organiza cómo debe funcionar el estado para que el gobierno haga "el menor daño posible", al decir de Popper. La Constitución no está para dar poder al estado sino para limitarlo. La sociedad debe ser organizada por instituciones y no por hombres.

SEXTA CLAVE: el liberalismo no es contrario a las buenas utopías por eso reivindica un slogan escrito como graffiti durante el mayo francés del 68 que dice: "¡SEAMOS REALISTAS, PIDAMOS LO IMPOSIBLE! Lo cual significa que en medio de tantas confusiones y un estatismo asfixiantes hay que soñar y hacer lo necesario para lograr la aplicación del liberalismo. Por eso dice también Benegas Lynch que cada día y a toda hora todo amante de la libertad debe preguntarse al final de cada día: "que hice yo hoy para que se me respete". Sin duda un canto a la libertad.

SEPTIMA CLAVE: para el liberalismo la figura del empresario es fundamental. La única responsabilidad social del empresario es ganar dinero y cada vez más y más para beneficiar al prójimo porque es la base para la acumulación de capital, pero eso sí condena al "empresario prebendario" que está enchufado al estado. Esos no son empresarios, son "ladrones de cuellos blancos" que se llevan puesto la vida, el patrimonio ajeno y el sueño de las personas.

OCTAVA CLAVE: el derecho de propiedad es fundamental y tiene una absoluta carga moral. No existe el derecho de sacar en forma coactiva a otro el fruto de su trabajo para en nombre de la igualdad y la democracia darle a otro ese fruto del trabajo ajeno obtenido legitimamente. Esa es una injusticia mayor. Si se llega a aplicar cosas como "conquistas sociales" y otros seudoderechos tal como se está viendo ahora se puede convertir el planeta entero en un "gulag" gigantesco en nombre de la democracia y la justicia social.

NOVENA CLAVE: recordó Benegas Lynch que conforme Montesquieu el sorteo de los gobernantes está en la esencia de la democracia, porque si fuera así cualquiera podría ser presidente, incluido el carnicero de la esquina, por lo que la gente se esmeraría entonces en fortalecer las instituciones para hacer una valla institucional a la posible acción autoritaria del mandamás ya que nacerá un gran INCENTIVO para protegerse de ese mandamás. Es el fundamento del autogobierno.

DECIMA CLAVE: señaló Benegas Lynch como perla final de su disertación parafraseando a Gramsci (de quien aclaró que no es admirador) que para hacer que el liberalismo sea posible: hay que tomar la cultura y la educación, y que el resto vendrá por añadidura.

Esta es una pequeña síntesis para entender cómo cada palabra pronunciada anoche por el gran maestro es una verdadera pepita de oro.

 

Visto 153 veces Modificado por última vez el Jueves, 24 Octubre 2019 21:20
Mario R. Centurión

Columnista de Libertad y República

Artículos relacionados (por etiqueta)